Categorías

Fabricantes

Últimos Posts

COMO CUIDAR TUS JOYAS

COMO CUIDAR TUS JOYAS

Las joyas son piezas de gran valor y normalmente muy delicadas, por lo que debemos tratarlas con el máximo cuidado.

Sus joyas de oro requieren una limpieza frecuente.

Si contienen lapislázuli, coral, perlas, esmeraldas o, en general, si cuentan con una superficie empedrada amplia, su limpieza debe ser realizada por nuestros profesionales.

Si no contienen este tipo de piedras, puede hacerlo usted mismo: utilizando agua jabonosa tibia, frote delicadamente con un cepillito muy suave, aclare cuidadosamente con agua tibia y seque con un paño suave.

Una vez al año, deposite su joya en tu joyería de confianza para su control, limpieza y abrillantado.

Cada uno o tres años, lleve a controlar el ensarte de su collar de perlas, comprobar los cierres y soldaduras.

Sabemos que cuando coges cariño a una joya, no te la quitas para nada ; Si haces como nosotras cuando te enamoras de una joya, ¡cuidado, es posible que pierda su lustre o se oscurezca!

¿Cómo limpiar tus joyas de plata y protegerlas de la oxidación?

El motivo del oscurecimiento de las joyas es la oxidación, ésta se genera como fruto del contacto de las joyas con ácidos. Cuando tus joyas se rozan con otras pulseras o coleteros, se produce cierta corrosión, aunque sin ir más lejos, los medicamentos también alteran el PH de nuestra piel y eso puede hacer que las joyas de plata pierdan su lustre. Parece increíble, ¿verdad?

Muchas pensaréis que las joyas se oscurecen de tenerlas guardadas, ¡y acertaréis! Tener las joyas almacenadas también puede hacer que se oscurezcan. Para cuidar tus joyas y evitar que se oscurezcan sigue los siguientes consejos:

  1. Guarda tus joyas en un lugar fresco y seco. Si además es hermético, evitarás la oxidación por el contacto con oxígeno.
  2. Evita el contacto de tus joyas con cloro, sudor, perfume o sal del mar.
  3. No dejes tus joyas apiladas ya que se pueden rayar unas con otras. Además, cuida dónde las guardas, ya que la madera contiene ácidos. La mejor opción es guardarlas individualmente en sus cajitas.
  4. Limpia tus joyas de plata una vez cada dos o tres meses para que mantengan su brillo. Sumerge las joyas en un bol con agua y jabón durante diez minutos, frótalas suavemente con un paño de algodón y sécalas con un trapo o bayeta. También venden productos específicos para limpiar plata en supermercados y tiendas especializadas.

Consejos para limpiar tus joyas de oro:

Antes de nada, asegúrate que otros metales y gemas no van a ser dañados con el proceso de limpieza.

  1. Mezcla unas gotas de jabón o lavavajillas suave con agua templada en un recipiente.
  2. Introduce las joyas en el recipiente, sin que se rocen, y déjalas reposar durante 10 minutos.
  3. Con un trapo de algodón limpia cada joya con suavidad.
  4. Aclara cada joya de oro con agua tibia, eliminando el jabón y observando que el agua quede limpia.
  5. Antes de devolver tus joyas a su cajita, sácales brillo con un trapo.
  6. Puedes usar limpiadores específicos de oro que encontrarás en supermercados o tiendas específicas.

COMO ORGANIZAR TUS JOYAS

Muchas veces nos quejamos de que se rayan los colgantes, que desenredar cadenas es desesperante o de que las joyas se ensucian con rapidez… Presta atención porque la mayoría de ocasiones, es por mala organización de nuestro joyero.

Si quieres que tus joyas duren perfectas muchos años solo tienes que acostumbrarte a guardarlas correctamente.

  1. Cerrar las cadenas: Cerrando cadenas, tanto de collares como pulseras evitará que se formen nudos o se enreden con otras joyas.
  2. Anillos separados: Los anillos con piedras o figuras tienden a estropearse cuando se juntan con otros anillos. Lo mejor para que estén perfectos es que los dispongas en un joyero especial para anillos o en su cajita.
  3. Pendientes con sus roscas: Para evitarlo, nunca dejes los pendientes sueltos. Además, una rosca que no toca puede ocasionar la pérdida de tu pendiente.
  4. El oro separado del resto: A pesar de la pureza y fuerza del oro, tiende a oscurecerse con facilidad de forma que hasta el propio oxígeno hace que pierda brillo. Guarda tus joyas de oro en bolsitas de tela, envueltas en un pañito o en su caja original.
  5. Lejos de lugares húmedos: No solo es importante el lugar en el que guardas las joyas, también donde coloques el joyero también es importante. Los lugares húmedos dañan considerablemente las joyas, por lo que mantén tus joyas en lugares secos y sin cambios bruscos de temperatura.

¡Deseamos que te sirva esta guía para tener siempre tus joyas a punto!

Comentarios

    Leave a Reply