Categorías

Fabricantes

Últimos Posts

CÓMO CUIDAR TUS JOYAS DIAMONFIRE EN VERANO

CÓMO CUIDAR TUS JOYAS DIAMONFIRE EN VERANO

La plata es un material muy agradecido que vuelve a su esplendor original de forma sencilla. Puede oscurecerse, empañarse o apagar su brillo pero con unos simples cuidados estará tan lustrosa como el primer día.

Cuidados en la playa o piscina

El agua del mar puede ser muy beneficioso para la hidratación de la piel, la cicatrización, la cura de lesiones o los problemas respiratorios. Sin embargo, las joyas pueden sufrir deterioros en su contacto con el agua salada, por ello es aconsejable evitar meterlas al mar.

 

Del mismo modo, las piscinas tienen habitualmente un alto nivel de componentes químicos como el cloro u otras sustancias. Las joyas por lo general están compuestas también de aleaciones, materiales químicos o incluso naturales como es el caso de las perlas. Sumergir las joyas en agua con componentes químicos supondría un elevado deterioro de las mismas.

 

Aplicación de protección solar, cremas, aceites, perfume…

El contacto de las joyas con los componentes químicos de productos que aplicamos en nuestra piel, puede hacer que las joyas pierdan sus propiedades. En el caso de la plata puede oxidarse y volverse más oscura. Las perlas pierden su acabado nacarado cuando están en contacto con productos químicos.

Consejos de cuidados básicos

Plata

Lo ideal para mantener la plata como el primer día es utilizar gamuzas de textiles específicos para su limpieza, no obstante, si no disponemos de ellas, basta con utilizar una gamuza de algodón.

También se pueden usar productos líquidos especiales para limpiar los artículos de plata, aplicando una pequeña cantidad en un algodón y frotando la plata suavemente.

El bicarbonato es un buen blanqueante de plata, no obstante, el gránulo del polvo podría arañar la joya, lo ideal sería aplicar bicarbonato en formato líquido.

Perlas

Las perlas son de origen orgánico y es aconsejable limpiarlas después de cada uso. Aunque vengan del mar, no es aconsejable sumergirlas en agua, ya que el tratamiento que las embellece podría deteriorarse.

La mejor forma de limpiarlas es frotándolas suavemente con un paño muy suave y una mínima cantidad de agua caliente.

Con el fin de no rayar las piezas, es aconsejable conservar las perlas separadas de otras joyas, esto es, guardándolas individualmente. De esta manera, prevenimos que con el roce de unas con otras se arañen.

Aprende a cómo debes cuidar tus joyas con perlas en verano

Comentarios

Leave a Reply